Audífonos en Centro Auditivo Ángeles Fernández

Prueba de Audífonos

Ante el escepticismo de muchas personas respecto al empleo de audífonos para volver a oír en buenas condiciones hay una solución ideal: que prueben los audífonos antes de tener que comprarlos.

Con los audífonos ocurre una situación muy curiosa que viene heredada desde hace generaciones: son mal vistos. Para entender el papel de los audífonos vamos a establecer una similitud con las gafas. Cuando una persona no "ve" bien acude al óptico y este, tras el correspondiente examen visual, le ofrece unas gafas como solución a su problema de vista. Los audífonos son a las gafas la misma solución pero a la audición en lugar de la vista.

Ante la duda la mejor solución es probar los audífonos.

Probar las cosas antes de tener que comprarlas es la mejor medida para todas las personas que tienen dudas. Si es su caso no se debe preocupar puesto que después de probar los audífonos lo que no va a querer es salir nunca más sin ellos.

También es cierto que advertimos a todas las personas que se quieran probar los audífonos acerca de que deben realizarse ajustes en función de la experiencia del propio usuario. Esto es lo que conocemos como período de adaptación.

Antes de facilitar los audífonos que precise debemos realizar una serie de pasos:

  • Evaluación de su Audición: audiometrías de control para conocer su estado de sensibilidad auditiva
  • Conocimiento de su ritmo de vida: actividades, rutinas y hábitos
  • Necesidades particulares

Con esta información podremos escoger el tipo y modelo de audífonos que mejor se van a adaptar a su caso en particular. Esta es la razón por la que los audífonos solo son válidos para la persona que los va a emplear en concreto. Y respecto al tiempo de adaptación a los audífonos siempre va a depender de cada persona. Mientras que unas personas en unos días ya están completamente adaptadas a su empleo otras pueden necesitar más tiempo, pero lo importante es que, una vez pasada esta fase, van a volver a oír bien.