Ruido y daños auditivos

El ruido provoca pérdida de sensibilidad auditiva

Aunque no nos demos cuenta vivimos rodeados de ruidos. Y cuanto más intensos sean y mayor tiempo de exposición suframos, mayor daño van a causar a nuestra sensibilidad auditiva.

La concienciación en el peligro de los ruidos desde un punto de vista auditivo es vital. De hecho, el ruido es uno de los mayores causantes de los casos de pérdida auditiva en las sociedades desarrolladas junto con la edad. Es más, hay una pérdida de audición conocida como "inducida por el ruido".

Pérdida Auditiva inducida por el ruido

Todas las intensidades sonoras que superen los 65-70 dB se puede considerar que son dañinas para nuestra sensibilidad auditiva. Pero cuánto mayor sea la intensidad y mayor la exposición los daños podrán ser mayores. Esto nos hace ver que estar expuestos al ruido es dañino para nuestra salud en general.

Para que nos hagamos una ides de hasta que punto estamos expuestos al ruido podemo indicar que el sonido del tráfico en una ciudad como pueda ser Madrid, por ejemplo, puede superar los 85 decibelios, las sirenas de los equipos de emergencias suben hasta los 120 decibelios y si pensamos en los petardos podríamos llegar a los 150 decibelios.

El verdadero problema se produce porque, en general, los daños producidos en nuestra audición no son perceptibles en el momento salvo en los casos de intensidades demasiado elevadas como el de una detonación, por ejemplo. Por el contrario, si estamos expuestos en nuestra jornada laboral a intensidades por encima de los 70 dB estaremos sufriendo daños que directamente no se pueden apreciar pero que al cabo de los años podrán derivar en una pérdida de audición temprana. De hecho, estamos asistiendo a personas cada vez más jóvenes con problemas de pérdida auditiva.

El mejor modo de conocer su sensibilidad auditiva es acudiendo a nuestro gabinete a evaluar gratuitamente si audición.

Le esperamos en Ángeles Fernández para solucionar su pérdida auditiva