Oír bien es calidad de vida

La pérdida auditiva limita la vida ¡no debe permitirlo!

El problema real de dejar de oír en buenas condiciones es que limita la vida de las personas. Muchas de las actividades que realiza en la actualidad podría abandonarlas por no sentirse cómodo al no escuchar en buenas condiciones y, por tanto, no poder relacionarse adecuadamente.

La calidad de vida de las personas depende, en gran medida, de su audición. No oír bien es mucho más limitante de lo que podamos pensar a simple vista. Todas las actividades cotidianas que realizamos se ven alteradas si nuestra audición es mala.

Cuando no oye bien su vida está limitada

La pérdida de audición que se produce por el paso de los años, conocido como presbiacusia, no deja de ser un proceso natural. Pero debemos estar prevenidos contra su aparición y saber qué tenemos que hacer.

En primer lugar, y como hemos indicamos en otras ocasiones, lo ideal es someterse a una evaluación auditiva rutinaria.

En el Centro Auditivo Ángeles Fernández, del Puerto de Santa María, ofrecemos nuestras instalaciones y a nuestros profesionales para que puedan someterse a estas evaluaciones rutinarias gratuitamente.

Mediante estas evaluaciones podremos actuar a tiempo y, en caso de aparecer alguna incidencia, se podrá detener el proceso de pérdida auditiva antes de que sea demasiado tarde. Pero, si por el contrario, no hacemos nada al respecto, la audición se va a ir perdiendo día a día y, sin darnos cuenta, empezaremos a renunciar a actividades que hasta ahora realizabamos de un modo habitual.

Sin ánimo de querer ser pesimistas ni negativos, dejaremos de oír a nuestros seres queridos, dejaremos de participar en reuniones, actos sociales y familiares puesto que nos encontraremos incómodos y, poco a poco, nos iremos aislando del resto de la sociedad.

Nuestra vida, si no hacemos nada al respecto, al cabo del tiempo, se va a ver muy limitada.
Las personas que pierden audición y no buscan remedio pueden generar estados de ansiedad, de estrés e incluso de depresión.

Si no queremos perder nuestra calidad de vida debemos actuar, y el único modo de hacerlo es sometiéndonos a revisiones auditivas periódicas para poder actuar a tiempo en caso de alguna incidencia. Le esperamos en el Centro Auditivo Ángeles Fernández para conocer su estado de audición.